Ariel Lazzaro. Jueves 8 de enero.

El MAT sigue brindando color con sus propuestas

Como eje conceptual del 2014, Escenas del 1900, el Museo de Arte Tigre se reinstaló con fuerza en la agenda de los museos de Buenos Aires.  La exposición de tapices de María Martorell elaborada en conjunto con el museo de Bellas Artes de Salta, el  Homenaje a Carlos Páez Vilaró y la Explosión de la Forma, dieron al museo un perfil de exposiciones variadas en las que se destacó el arte argentino, la historia de Tigre y el edificio histórico que ocupa el MAT.

Durante el año el Museo de Arte Tigre fue visitado por más de 50 mil visitantes que disfrutaron de las exposiciones temporarias, de la colección permanente y de las actividades de extensión (conferencias, teatro, performances, visitas guiadas) que se organizaron para cada muestra.
El año 2015 empezó a fines de noviembre con la inauguración de la Explosión de la Forma, arte abstracto argentino de la década del ´50. Un conjunto inédito de obras históricas del Informalismo.
A partir de marzo estarán exhibidas las obras de Los chupasangre, dibujos, esculturas e instalación multimedia de la artista argentina Nora Correas. Historias en cuadros, exposición interactiva y didáctica a partir de una selección de obras de la colección del MAT.
En junio es el turno de Buenos Aires y el movimiento moderno: las vanguardias del Arte Concreto, la exposición propone una mirada sobre las artes, el diseño, la moda, la fotografía y el cine, innovadores de la década del ´40. La Boca: la realidad del trabajo, la fantasía de la contemplación, reúne obras emblemáticas de la figuración de los años 40 en una estética opuesta a la abstracción de las vanguardias concretas.
Por otra parte para los meses de julio, septiembre y noviembre se espera la llegada de Xul Solar un imaginero en el Delta, se realiza en conjunto con la Fundación Pan Klub y reúne obras de la fundación y colecciones privadas. Héctor Giuffre, la realidad mágica de las cosas, muestra antológica del artista argentino residente en los Estados Unidos.
Grete Stern una fotógrafa en el Delta, exhibe una serie inédita de sus fotografías del Delta. En diálogo con la fotógrafa argentino-alemana las artistas contemporáneas  Silvia Gai y Marcela Cabutti, proponen una instalación site specific.
Las imágenes de la geometría. Sebastián y Jorge Gamarra, la exposición es una colaboración con la Fundación Villacero y la embajada de México. Ambos escultores presentarán sus obras en las salas y los jardines del MAT.
Las obras de los artistas que estarán hasta el 8 de marzo en el Museo de Arte Tigre son: Osvaldo Borda, Víctor Chab, José Antonio Fernández Muro, Noemí Gerstein, Alberto Greco, Sarah Grilo, Alberto Heredia, Enio Iommi, Kenneth Kemble, Fernando Maza, Marta Minujín, Miguel Ocampo, Aldo Paparella, Martha Peluffo, Alicia Peñalba, Mario Pucciarelli, Emilio Renart, Kasuya Sakai, Antonio Seguí, Rubén Santantonín, Clorindo Testa y Luis Wells.


ADN. María Paula Zacharias .Viernes 20 de febrero de 2015 .

Arte: la conquista del espacio

Intervenciones, murales, íconos, instalaciones participativas, símbolos religiosos y políticos en lugares públicos: la ciudad se transforma a la vista de todos

Buenos Aires es un museo a cielo abierto. Con su patrimonio histórico, sus monumentos, parques, fuentes y murales, ofrece al peatón un disfrute cotidiano. A obras tan diversas como la Fuente de las nereidas de Lola Mora, la Floralis genérica de la plaza de las Naciones Unidas, obra del arquitecto Eduardo Catalano que pronto recuperará su movimiento, y el Paseo de las Esculturas de la plaza Rubén Darío, donde hasta hace poco se vieron figuras de hierro de Carlos Regazzoni, se han sumado en los últimos años programas que potencian la llegada del arte contemporáneo a la vía pública.
En marzo tomarán cuerpo en la ciudad los proyectos ganadores de BA Sitio Específico, el concurso de intervenciones urbanas lanzado por el Gobierno de la Ciudad. Con 250.000 pesos para realizar cada proyecto, los ganadores están ultimando detalles para emplazar sus obras, seleccionadas entre 108 propuestas. Horacio Zabala está materializando Espacio entre paréntesis, un paréntesis a escala humana que será selfie obligada de la calle Florida. Gabriela Golder y Mariela Yeregui, con Escritura. Cartografía de los devenires, mostrarán con luces de neón las ideas surgidas de un taller para jóvenes del barrio de La Boca, flamante Distrito de las Artes. Horacio Gallo aportará espíritu lúdico al Distrito del Diseño con ¡Metegoooooooooool!, donde podrán jugar veintidós personas con los muñequitos tallados a imagen y semejanza de los vecinos de Barracas. Carrousel, de Gaspar Libedinsky, en el Distrito Tecnológico, invitará a pedalear y hacer girar una calesita low tech, y Luciana Lamothe está levantando una escultura de caños de andamio que balconeará a quince metros de altura sobre las avenidas Forest, Corrientes y Jorge Newbery en Chacarita, pleno Distrito Audiovisual.
«El espectador tradicional en el arte público queda desarmado. Tenés que participar, sin necesidad de tener información previa. El programa apunta a tomar espacios, y lo específico del lugar facilita la aprehensión del público, porque la obra no llega como un ovni a invadirte, sino que establece un diálogo directo con el otro», explica Máximo Jacoby, uno de los curadores, junto con Victoria Noorthoorn, Valeria González y funcionarios. Las obras interactivas de BA Sitio Específico se renovarán anualmente por concurso. «El objetivo es generar experiencias urbanas que impliquen participación. El arte en la calle es la mejor manera de relacionar a los artistas con el público y acercar la cultura a toda la sociedad», dice Andrés Gribnicow, coordinador de BA Sitio Específico y antes del premio Arnet, y flamante secretario de Cultura de Vicente López.
Ejemplos de esto son el High Line de Nueva York y su High Line Art, un programa que produce proyectos de arte site-specifics, exposiciones y performances en el Meat Packing District. Gaspar Libedinsky fue parte del equipo proyectual, pero ahora está en Buenos Aires, yendo de una bicicletería boutique de Palermo al taller de un herrero en Lugano, donde se cuece su calesita a pedal. «La arquitectura como disciplina de relevancia está en extinción. Caminamos nuestras calles mirando una pantalla de tres pulgadas y el entorno es cada vez más irrelevante. Por eso, entiendo que la principal política de Estado es la generación de comunidad. El arte es una de las herramientas para crear tejido social. Buenos Aires, como toda megaciudad, necesita espacios públicos de calidad y creatividad que puedan competir con las comunidades virtuales», explica. «La bicicleta es el medio de transporte del futuro», dice. Su Carrousel girará por la fuerza de pedaleo de al menos tres de las doce bicicletas en círculo y «generará comunicación entre los usuarios».
Al mismo tiempo, en Barracas, diseñadores, artistas y arquitectos están pensando intervenciones para el Bajo Autopista de 9 de Julio Sur e Iriarte, para celebrar el aniversario del barrio. Un lienzo formado por cielorrasos, frentes, vigas y columnas que suman casi 1500 metros cuadrados. En agosto los vecinos votarán el proyecto ganador, que obtendrá 150.000 pesos para su realización.
Otro certamen que sumó arte al espacio público, entre 2009 y 2012, fue el premio Arnet a Cielo Abierto para esculturas e instalaciones. El último proyecto ganador fue Barquito de papel, de los arquitectos rosarinos Gustavo Augsburger y Daniel Kosik, una nave infantil desmesurada que mira hacia el Paraná en Puerto Norte, Rosario. Otras obras que dejó emplazadas son Pasionaria, de Marcela Cabutti, en el Dique 4 del barrio de Puerto Madero, y Paisaje ambulante, de Miguel Ángel Rodríguez, en el parque Las Tejas de la ciudad de Córdoba.
«La obra tiene una gran apropiación por parte de la gente, es punto de reunión y elemento de referencia», dice satisfecho Rodríguez. Cabutti ha hecho más flores para espacios públicos, como la casia que mostró en el MAT. «Existe la posibilidad, a partir de la obra, de señalar nuevos sentidos de circulación en la traza cultural y urbana para generar un instante: detener la mirada para que surjan los recuerdos, resonancias y aprendizajes. Las obras son gestos artísticos que intentan generar un vínculo, aminorar el ritmo y dejar que emerja la emoción», dice Cabutti.
Frente a Fundación Proa, en el punto de mayor circulación de la Vuelta de Rocha, hay desde hace meses una imponente Virgen de Luján, que emociona con su chatarra corroída y su oportuna fisonomía de barco en desguace. La obra es de Alejandro Marmo, del proyecto Simbología de la iglesia que mira al sur, que el artista desarrolla junto con el papa Francisco desde que era el cardenal Bergoglio. La idea es regar el continente con esculturas de la Virgen de Luján, de Guadalupe y el Cristo Obrero, elaboradas junto con personas con dificultades de integración empleando material de rezago, como las que ya se ven en el Congreso de la Nación, la Basílica de Luján y las dos que fueron instaladas con bendición papal en los Museos Vaticanos el 16 de noviembre pasado.
«Lo que propongo es una estética de la esperanza y un mensaje contrario a la cultura del descarte. Mi trabajo siempre implica participación y que nada es desechable. No creo que solucione el problema de inclusión, pero el arte aporta poesía y belleza al que no tiene esperanza. Conforma un diálogo entre gente diversa y ese diálogo es lo que emociona», explica. Son obras de Marmo, también participativas, públicas y con materiales reciclados, las dos caras de Evita en del Ministerio de Desarrollo Social, y los perfiles del padre Carlos Mugica y Arturo Jauretche en la avenida 9 de Julio.
Entre bustos, placas y homenajes, el arte contemporáneo se cuela bajo tierra y se expande por todo tipo de paredes. En el subte, el programa de intervenciones de artistas logró que en los últimos años 59 estaciones tomaran color de la mano de 58 artistas. Hay un total de 82 murales, y desde julio pasado 15 artistas contemporáneos trabajan en la Línea B.
En tanto, más allá de los programas oficiales, en Buenos Aires crecen murales como flores silvestres, todos los días. A tal punto que la empresa Graffiti Mundo (www.graffitimundo.com) ofrece tours entre Colegiales y Palermo, donde se destacan los collages de esténciles de Cambaio, que cubren las paredes del restaurante Tegui; los seres fantásticos de Georgina Ciotti, Zumi y Doma; las construcciones de Nerf; el humorismo urbano de Rundontwalk; las caligrafías de Nasa y Dano y el activismo de Bs.As.Stncl. Domingo por medio hacen recorridos gratuitos para argentinos. En Palermo, los más recientes son los de la serie #BAmuralesDUO, una iniciativa del gobierno porteño en la que doce artistas pintaron seis medianeras.
También a cielo abierto funciona otra galería para transeúntes: la que Marino Santa María pintó en el Pasaje Lanín, que ahora sumó un Espacio de Arte. Declarada recientemente lugar de interés turístico y cultural por la Legislatura porteña, estrena iluminación para ver de noche las obras del espacio de exhibición y plafones de led para ver las casas, que desde 2005 están en reconversión: Marino está cubriéndolas de venecitas y mosaicos, para hacer imperecedera su obra de cuarenta fachadas reunidas en tres cuadras.
Las experiencias que enriquecen mediante el arte la vida de los vecinos se replican en las provincias (ver recuadro). Milo Lockett, intervencionista extremo, muralista serial y solidario, pintó en los últimos meses un mural contra la violencia de género en Tribunales, puso color a la estación Palermo de la Línea D y pintó con los vecinos la Plaza de los Inmigrantes de Vicente López. En ese partido, el programa Viví Arte ha puesto color en calles y plazas, con obras de Gabriel Baggio, Carolina Antoniadis, Gabriel Soifer, José Franco, Elisa Strada, Ricky Crespo, Marcela Mouján, Gabriela Bertiller, Nushi Muntaabski, Claudio Baldrich y Mabel Vicentef. «El arte ayuda a transformar un momento o a cambiar una realidad, o mejora la calidad de vida de alguien -dice Lockett-, y eso es suficiente.».


ADN Cultura, María Paula Zacharias.

Arte 2015: oh, qué será…

Francis Alÿs, Jeff Koons y Leandro Erlich en Malba, Vik Muniz en el Centro Untref del Hotel de Inmigrantes, Marta Minujín en el Moderno, Nicola Costantino en Colección Fortabat, el 20° aniversario del Centro Cultural Borges y producciones internacionales en el Faena Art garantizan el ritmo intenso en la agenda del año que acaba de comenzar

Tal como el año que pasó, el que viene será con agenda completa para el arte y sus seguidores, con grandes visitas, ferias cada vez más convocantes, galerías con muestras que merecen estar en museos y museos actualizados con lo más contemporáneo. Tendrán su lugar artistas consagrados y emergentes, habrá muestras de artistas internacionales, exhibiciones temáticas que profundizan en la historia del arte local, remakes históricas, homenajes, exposiciones sobre todas las disciplinas tradicionales y algunas bien específicas: arte popular, arte gráfico, tecnológico, historietas, escenografía y videojuegos. Más de una retrospectiva merecida, maestros del arte argentino y envíos al exterior que ahora se presentan en casa.
El Malba tendrá, paradójicamente, un carácter más latinoamericano con el español Agustín Pérez Rubio como nuevo director artístico: a la muestra colectiva Experiencia infinita de performances en vivo seguirá un homenaje a Rogelio Polesello y una muestra de la obra de la última década del artista belga-mexicano Francis Alÿs, en conjunto con el Museo Tamayo de México. En la Sala 3 comenzará un ciclo que empodera la producción de artistas latinoamericanas, como Annemarie Heinrich, Teresa Burga y Claudia Andujar. Osías Yanov hará una performance y se verán dos exposiciones de video: Memorias imborrables. Una mirada histórica sobre la Colección Videobrasil y Potestad del portugués Vasco Araújo. Chus Martínez curará una recreación del famoso huevo de Federico Manuel Peralta Ramos. En la explanada, darán que hablar La democracia del símbolo, obra site-specific de Leandro Erlich que correrá de lugar la punta del Obelisco, y, en septiembre, la obra Bailarina de Jeff Koons.
A partir del 5 de marzo, Colección Fortabat tendrá una esperada muestra de Nicola Costantino: el conjunto de obras exhibidas en el Pabellón Argentino durante la 54a Bienal de Venecia, en 2013. En mayo será el turno de Marcelo Pombo.
Faena Art Buenos Aires presentará las piezas de arte público que encargó a Studio Job para su sede en Miami Beach antes de su instalación definitiva en el Norte. Su programa continuará con la idea de tender puentes internacionales: en coproducción con Thyssen-Bornemisza Art Contemporary, llegará por primera vez la obra del belga Carsten Höller, cultor del arte experiencial, la escultura, la instalación y el video. También una versión de una muestra presentada en 2014 en Art Basel Miami, Auto Body, en la que participan 33 mujeres con video, performance y nuevos medios, a la que se sumarán curadoras y artistas locales.
El Museo Nacional de Bellas Artes, junto con la reinauguración de las salas del primer piso, prepara para mayo una muestra importante, Arte campesino, popular e indígena, desde las misiones jesuíticas hasta el siglo XX, que llega desde el Museo del Barro curada por Ticio Escobar. Reúne cerámicas, tallas, fotografías, dibujos, textiles, arte plumario, grabados, videos, pintura, escultura y objetos del siglo XVIII al XXI. Luego habrá una exposición de arte gráfico italiano curada por Ángel Navarro.
El Moderno se dedicará a lo contemporáneo cuando, en marzo, Marina de Caro tenga en el museo su primera exposición retrospectiva en dos salas, a la vez que Catalina León desarrolle un proyecto de pintura. Otra muestra importante será la de Ana Gallardo, que recorrerá su producción desde los años 90 hasta la actualidad. Y habrá un revival que dará que hablar: la recreación de La Menesunda de Marta Minujín, la emblemática ambientación realizada junto con Rubén Santantonín en el Di Tella en 1965. Para revalorizar su patrimonio, habrá una nueva puesta de su colección en torno de la materia en el arte argentino, que incluirá obras de Alberto Greco, Kenneth Kemble, Emilio Renart, Aldo Paparella y Luis Wells, entre otros.
El arte local tendrá otra fecha para lucirse. En octubre, el Centro Cultural Borges festejará sus 20 años con una muestra que promete mostrar lo mejor del arte contemporáneo argentino de los últimos 30 años. Para curarla convocaron al francés Philippe Cyroulnik, que incluirá obras de diferentes períodos de artistas tan disímiles como Siquier, Macchi, Marcos López, Ballesteros y Paredes. El Cultural San Martín dedicará su exposición más importante a la memoria de un escritor, Tomás Eloy Martínez, con fotos, documentos, papeles personales y libros de su biblioteca, con motivo de los 20 años de la publicación de Santa Evita y 30 de La novela de Perón. El Espacio Escénico, dedicado a maestros de la escenografía y el vestuario, exhibirá trabajos de Graciela Galán y Renata Schussheim. En mayo llegará además una muestra de Lux Lindner.
Proa mantendrá un programa de estrellas internacionales, que comenzó con las pinturas con pólvora del artista chino Cai Guo-Qiang (para el 24 de enero a las 20 hay que agendar el evento La vida es una milonga: tango de fuegos artificiales para Argentina en la Vuelta de Rocha). En marzo llegará la obra de la artista libanesa residente en Londres Mona Hatoum, destacada figura del arte contemporáneo, que exhibe por primera vez en el país. Curada por Chiara Bertola con la Pinacoteca del Estado de San Pablo, trae sus obras y realizará otras tres site-specifics. De julio a septiembre, Rodrigo Alonso hará una selección de trabajos de artistas de la Colección Daros Latinoamérica, con instalaciones y obras destacadas de la nueva generación de este continente.
En los espacios de arte no habrá por qué aburrirse: Fundación Telefónica tendrá de enero a mayo la muestra 40 años de videojuegos, donde se podrá jugar con ocho generaciones de videojuegos, desde las primeras consolas de la década de 1970. Y Astérix el Galo, el popular personaje de René Goscinny y Albert Uderzo, reinará en la Sala Cronopios del Centro Cultural Recoleta durante marzo y abril próximos, en una muestra dedicada a la historia realizada en conjunto con el gobierno de Francia. El espacio estrena un nuevo comité asesor de programación, con Ana María Battistozzi, Rodrigo Alonso, Carlos Herrera, Magdalena Cordero, Alejandro Corres, Esteban Tedesco y sus curadores habituales, Renato Rita, Elio Kapszuk y Adriana Lauría. «Garantiza una mirada diversa y crítica, de excelencia y calidad», señala el director, Claudio Massetti.
El Recoleta alojará muestras de más de cien artistas, entre los que se destacan la retrospectiva de Yente y Del Prete, y las de Diana Dowek, Sofía Bohtlingk, Andrés Paredes, Matías Duville, Hernán Salamanco, Martín Calcagno, Mónica Girón y Luciana Lamothe.
Haciendo un poco de historia, el Museo Sívori prepara para septiembre una exposición sobre el Grupo de París, que integraron Horacio Butler, Aquiles Badi, Alberto Morera, Antonio Berni, Héctor Basaldúa, Víctor Pissarro, Alfredo Bigatti, Lino Enea Spilimbergo, Juan Del Prete, Raquel Forner y Pedro Domínguez Neira, en la capital francesa durante los años 20. Se verán después muestras de maestros: el grabador belga Victor Delhez, fray Guillermo Butler y Domingo Gatto.

Una ventana al mundo

La fotografía tendrá invitados internacionales, como el francés Bernard Plossu, con una muestra en el MNBA curada por Adriana Lestido. También llega Vik Muniz, el fotógrafo brasileño, que por primera vez en la Argentina hará una retrospectiva en Muntref-Centro de Arte Contemporáneo. En el Hotel de Inmigrantes se verá luego Migrantes en el arte contemporáneo, con artistas de la escena internacional como Angelika Markul, Barthélémy Togou, Eric Baudelaire, Rosângela Rennó, Natacha Nisik, Alberto Lastreto, Mona Hatoum y Silvia Rivas, entre otros. Y en el campus de Caseros, grabados de Víctor Rebuffo.
Bien valdrán un viaje en tren las puestas del Museo de Arte Tigre. Una estará dedicada, en marzo, a las esculturas de Nora Correas. En junio habrá otra sobre arte concreto, con pinturas, esculturas y objetos de diseño de la vanguardia argentina de los años 40. Julio tendrá como protagonista al eternamente convocante Xul Solar. A partir de noviembre, la serie Tigre de Grete Stern dialogará con obras de dos artistas contemporáneas, Silvia Gai y Marcela Cabutti, y otras monumentales del escultor mexicano Sebastián y de Jorge Gamarra.
El Palais de Glace comenzará el año con la obra gráfica y grabados de Roberto Matta, el recordado arquitecto, filósofo, pintor y poeta chileno. Después vendrán De la tierra al cielo. 50 años de Rayuela, con pinturas y objetos de 55 artistas mexicanos. La muestra de dibujos premiados en el Salón Nacional de Artes Visuales hará contrapunto con Proyecto circular IV, dibujos y pinturas de artistas emergentes menores de 35 años que residen en distintas provincias. La escenografía argentina tendrá su homenaje con dibujos, acuarelas y pinturas de los pioneros Franco, Gelpi, Benavente, Vanarelli, Breyer, Pedreira, Lerchundi y Urbini.
El Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco tiene novedades. En el Palacio Noel abrirá una nueva sala de arte español, y en la Casa Fernández Blanco sumará una sala dedicada a la indumentaria de la segunda mitad del siglo XIX y principios del siglo XX, y otra de Colecciones de Fotografía Estereoscópica. En su programa de exposiciones temporarias continúa con los maestros de fotografía y los pintores rioplatenses. Sobresalen el ecuatoriano Hugo Cifuentes y, luego, Jean Philippe Goulu y otros pintores viajeros de origen suizo como César-Hipólito Bacle y su esposa Adrienne Pauline Macaire, que retrataron a la sociedad porteña.
El Museo Nacional de Arte Decorativo ya tiene programadas las muestras de esculturas de Marino Di Teana, una retrospectiva de Miguel Ángel Vidal y esculturas de Vivianne Duchini. Bastante hay ya para anotar en el calendario. Y eso que los anuncios recién comienzan..


Mercedes Ezquiaga. 2 de Enero.

Los museos y espacios de arte confeccionaron una jugosa programación

La oferta de exposiciones en museos y espacios culturales para el 2015 es extremadamente variada e incluye propuestas multidisciplinarias entre las que se destacan la nueva versión de La Menesunda de Marta Minujin, una antológica de Rogelio Polesello y la llegada de obras de artistas internacionales como Jeff Koons, Linda McCartney y Roberto Matta.

En el Museo Nacional de Bellas Artes, lo más relevante será la reinauguración de las salas del primer piso remodeladas, en el primer cuatrimestre del año, confirmaron desde el área de prensa, con un guión curatorial dedicado al arte del siglo XX y una sala completa con pinturas de uno de los grandes maestros argentinos, Antonio Berni.
En mayo, inaugura una muestra curada por Ticio Escobar llegada del Museo del Barro (Paraguay), “Arte campesino, popular e indígena desde las misiones jesuíticas hasta el arte popular del siglo XX”, y después será el turno de «Arte Gráfico italiano», curada por Ángel Navarro, y las instantáneas del francés Bernard Plossu (1945), uno de los grandes fotógrafos europeos actuales, curada por Adriana Lestido.
En la Colección Fortabat, una gran exposición de Marcelo Pombo se verá en el primer semestre, en fecha a confirmar, mientras que el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires (Mamba) inaugura en febrero una exposición de la brasileña Laura Lima, “El mago desnudo”, que se alojará en el segundo subsuelo del museo de la avenida San Juan 350.
Además, Marta Minujin, presentará una reconstrucción de su emblemática obra La Menesunda, que realizó junto a Rubén Santantonín en el Instituto Torcuato Di Tella en 1965: una estructura laberíntica de neón que propone al espectador estímulos sensoriales diversos.
Además, el museo que dirige Victoria Noorthoorn presentará una retrospectiva de Marina de Caro; un proyecto especial de Catalina León; un recorrido por la obra de Ana Gallardo de los años 90 a la actualidad y “Materia”, con obras de Alberto Greco, Kenneth Kemble, Emilio Renart, Aldo Paparella, Luis Wells y otros.
El Faena Arts Center (Aime Paine 1169) en Puerto Madero arranca el año con “Auto Body”, una muestra de 33 mujeres que trabajan en video, performance y y nuevos medios, organizada originalmente para Art Basel 2014 en Miami Beach, y ofrecerá la primera exhibición en Argentina de Carsten Höller, coproducida con el Thyssen- Bornemisza Art Contemporary.
El artista belga que reside en Estocolmo, que combina en sus trabajos escultura, instalación y video, buscará generar nuevas experiencias para el público, en la muestra-laboratorio que preludiará al colectivo de diseño Studio Job y a la entrega del Premio Faena a Los Artes 2015.
La onda expansiva del arte oriundo de Bélgica llegará hasta el Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires (MACBA) que presentará, en julio, una muestra colectiva de artistas belgas contemporáneos «The importance of being» y en septiembre, será la hora de «Geometric Obsession. American School 1965-2015», de artistas norteamericanos en la Colección MACBA, hasta diciembre.
Además el museo de la avenida San Juan 328 programó para abril una exhibición de dos artistas chinos: Liu Bolin, quien utiliza la fotografía como medio para explorar la identidad nacional de su país, y Zhang Dali, que explora las transformaciones que ha sufrido ese territorio en las últimas décadas.
En el Palais de Glace (Posadas 1725) se verá a comienzos de año una exposición del pintor chileno Roberto Matta (1911-2002) que recorre su obra gráfica y grabados, para luego dar lugar a “Voces de la tempestad”, un conjunto de fotografías de las Islas Malvinas de Adriana Groissman, a lo que seguirá “Otros paisajes”, dibujos del argentino Miguel Gil.
Siguen los homenajes a Julio Cortazar con la muestra “De la tierra al cielo. 50 años de Rayuela”, en la que 55 artistas mexicanos realizaron pinturas y objetos para homenajear al gran cronopio, y luego el santafesino Ricardo Cinalli, exhibirá sus dibujos y pinturas, para dar lugar luego a una muestra de dibujos premiados en el Salón Nacional de Artes Visuales.
El Museo Nacional de Arte Decorativo (avenida del Libertador 1902) presenta a partir de abril una retrospectiva del arquitecto y escultor italiano Marino Di Teana; y otra del argentino Miguel Angel Vidal, cofundador del movimiento de «Arte generativo», a partir de julio y un conjunto de esculturas minimalistas de la artista Vivianne Duchini, entre septiembre y octubre.
El Museo de Arte Tigre presentará en marzo una exposición de Nora Correas; una muestra de Arte Concreto, a partir de junio, compuesta por pinturas, esculturas y objetos de diseño de la vanguardia argentina de los años 40 y una exhibición de obras de Xul Solar, desde julio.
También, sus salas albergarán a partir de septiembre una muestra antológica de Héctor Giuffre, y en noviembre, Grete Stern, su serie de Tigre con dos artistas contemporáneas, Silvia Gai y Marcela Cabutti, invitadas a producir en diálogo con el trabajo de la emblemática fotógrafa alemana. Además, el artista mexicano Sebastián y el argentino Jorge Gamarra presentarán en una exhibición conjunta obras monumentales en el MAT.
El Centro Cultural Recoleta, que recibe dos millones de visitas anuales, promete ser gran atractivo las pinturas de Yente y Juan del Prete, a partir de octubre; de artistas jóvenes como el dibujante Matías Duville, en mayo y una muestra internacional de fotografías de Linda McCartney que podría traer al mismísimo Paul McCartney a inaugurarla, a mediados de año.
Además, en la sala Cronopios, la más grande del centro, se verá una exposición de caricaturas originales del cómic Asterix, a partir de marzo, y una gran performance de Ernesto Ballesteros, que abrirá sus puertas en noviembre, con la sala vacía e irá tomando forma con el paso de los días con el trabajo que el artista irá desarrollando ante la vista del público.
El Malba organizó una programación contundente para 2015 que tendrá su plato fuerte cuando se instale en la explanada del edificio una monumental pieza del artista Jeff Koons, «Bailarina», una imponente presencia de acero inoxidable y cromo, que hace desembarcar por primera vez en Argentina una obra del artista vivo más caro del planeta.
Una exposición de live performances con obras en tiempo real, coreografías y esculturas vivas; «Experiencia infinita», arranca en marzo en el segundo piso del museo, además de una exposición dedicada a la fotógrafa Annemarie Heinrich, que busca poner el foco en el protofeminismo y una pieza de Leandro Erlich para la explanada.
En junio, será el turno de Rogelio Polesello, con más de 80 piezas históricas realizadas entre fines de los 50 y los años 70; se verá la producción de la última década del artista belga Francis Alys, la peruana Teresa Burga o la suiza Claudia Andujar y proyectos de jóvenes curadores como el de Chus Martínez, quien toma como punto de partida el famoso huevo del artista Federico Peralta Ramos.


Leticia Abramec. 15 marzo.

Marcela Cabutti | La forma de las cosas

Flotan y emergen, cosechan y siembran. Las cosas de Marcela son mágicas. Aquello que parecía amorfo, cobra sentido en las manos y las ganas de una hacedora entusiasta y creativa. Grandes, colgantes, majestuosas e integradoras son las obras de esta artista que desborda espacios cubriéndolos con amor.
Sus grandes esculturas recorrieron diferentes espacios públicos del mundo. Siempre con una intención de comunión social mediada por el arte, Marcela Cabutti tiene una fuerte vocación docente que invita a conocer sus obras desde una mirada que explore más allá de las magnitudes.
¿Cuál fue el motivador inicial de la búsqueda que llevó a que tus obras tengan tanto impacto visual?
No siempre se trata generar ese impacto. Mi primera experiencia de gran formato fue en el colegio secundario. Nos propusieron realizar una escultura que señalara la ubicación de la Escuela de Ciegos en la ciudad de La Plata. Fue un desafío basado en la paradoja de extender el límite de lo visual. Con unos compañeros diseñamos una pequeña escultura que los ciegos pudieran recorrer con sus manos para luego llevarla a una escala mayor. También usamos algunos relieves realizados por chicos no videntes, ellos mismos modelaron formas que luego trasladamos a cemento. Ese primer acercamiento al gran formato me hizo comprender que ese tipo de trabajos pueden tener resultados más importantes de los que imaginamos.
En Barco Deseos se materializa claramente el enfoque social de tus obras. ¿Cómo surgió esta iniciativa?
Inicialmente fue parte de un trabajo escultórico que estaba montando en Lago Iseo en Italia, lo ideé pensando en algo que me comunicara con los niños, los destinatarios reales de la obra. Me presenté en escuelas e invité a plegar barcos de papel y que, luego, cada uno escribiera un deseo que no se pudiera comprar con dinero. En una escuela había unas maestras muy atentas a una niña en particular que se escondía. Su barco pedía ???que su padre la reconociera???. Desde ese instante comprendí que este era un proyecto muy especial en mi carrera. Una herramienta artística y docente muy liviana desde lo material, pero muy intenso desde lo emocional.
¿Cómo se encuentra la relación entre la forma, el material y la expresión de aquello que uno quiere decir?
El encuentro de esos tres elementos es una búsqueda constante de cada artista. La forma o el material son anexos del sentido que uno quiere darle a las obras. Las formas estéticas responden a maneras de mirar el mundo, de vincularte con él.
¿Con qué materiales disfrutas trabajar más?
No tengo materiales preferidos porque cada trabajo demanda uno en particular. Trabajé con PVC, cerámica, metal, cristal, resinas o madera y en cada caso la idea era previa a la materialidad. Me gusta modelar. Creo que el momento en el que mayor placer encuentro es el de pensar los proyectos.
¿Qué es lo más inspirador de la naturaleza para la realización de tus obras?
La naturaleza tiene un vínculo directo con mi infancia. Mi bisabuelo cultivaba dalias con mi abuelo y las vendían a las florerías cercanas al cementerio. Además, mis padres son bioquímicos y en mi casa funcionaba un laboratorio de análisis clínicos que nos permitía acceder a mundo lleno de lupas, microscopios, sapos y ratitas. Allí podíamos observar minuciosamente cada parte de la naturaleza y eso terminó impactando en mi fascinación por cada pequeño detalle.
El tamaño de tus obras logra ocupar un espacio interesante donde quiera que estén. Más allá de su materialidad, ¿cuál es el mensaje que te gustaría perpetuar?
Encontrarse con obras de arte por la calle es un gesto humano para generar un vínculo. Necesitamos de estas propuestas para aminorar el ritmo en el que vivimos y hacer emerger la emoción. La recepción es siempre compleja. Cuando estaba restaurando la obra Pasionaria, en Puerto Madero, una persona que vivía en la calle paró a mirarme y, con una infinita sonrisa sin dientes, me dijo: ???Qué bueno que la estés arreglando, esta era mi casita???. A su vez, cuando Florencia Braga Menéndez presentó la escultura expresó que Pasionaria podía ser el lugar de encuentro de los enamorados y que alguna historia de amor podía empezar allí. El mismo día de manutención de la obra en que ocurrió la anécdota anterior, vi una joven que hablaba efusivamente por celular y gritaba: ???¡Yo no sé donde estas vos, pero yo estoy parada frente a un maldito monumento rojo!???. Entre risas y para mis adentros pensé: ???¡Es una escultura! ¡Es una flor roja, la Pasionaria!???. Durante esa jornada tuve una visión de las recepciones posibles para cada transeúnte. Las obras significan algo diferente para cada uno. Cuando una obra llega al espacio público, deja de pertenecerte desde el instante en que se inauguró. Allí se cristaliza el pasaje comunicativo por excelencia, el momento en que dono mi trabajo a la comunidad y cobra el sentido que cada uno le quiera otorgar.


Giesso, Universo 1884. Maria Paz Moltedo.

Una exploradora de la forma de las cosas

Insectos inflables, besos de cristal, flores gigantescas e imponentes que invaden la ciudad, barcos de papel que recorren aguas de diferentes países portando los deseos de sus habitantes escritos, formas suspendidas en el espacio, paisajes infinitos, mujeres con cabezas de cactus, gotas de vidrio flotando sobre montañas de papel: todo esto es posible en el mundo de Marcela Cabutti, artista plástica contemporánea.
Su incansable imaginación la llevó a habitar espacios públicos de Buenos Aires como Puerto Madero, a través de una Pasionaria roja e imponente, el jardín del Museo de Arte de Tigre, a través de una Flor del Secreto y diferentes ciudades de Argentina e Italia por medio de su muestra itinerante “Barcos Deseos”, una obra en la que invita a los habitantes del lugar a escribir deseos en barquitos de papel, y soltarlos para que naveguen en aguas cercanas.
Su infancia en La Plata estuvo plagada de amor por la naturaleza y la exploración, impulsada por padres bioquímicos, que contaban con un laboratorio donde convivían lupas, microscopios, cápsulas de Petri, sapos, y su bisabuelo que cultivaba dalias junto con su abuelo, también investigador incansable, dueño de un galponcito en donde Marcela exploraba con diferentes herramientas. Este impulso casi genético fue tal vez el que la llevó a convertirse en una artista plástica que hoy prepara proyectos de obra pública en diferentes ciudades, está en vías de instalar Jardines de Agua en Tigre, es tutora de La Bienal de Arte Joven, está por editar su primer libro y muestra sus obras en ferias de todo el mundo. Aquí, una pequeña entrevista para conocer más su universo:
¿Qué importancia tiene la elección del material en tu obra?
He trabajado desde PVC, cerámica, metal, cristal, resinas, madera; en cada caso la idea siempre fue previa a la materialidad. Me gusta modelar, pero en el momento de pensar los proyectos es donde más placer encuentro.
¿Tenés algún ritual que siempre practiques antes de empezar un proyecto?
Suelo empezar pensando en el proyecto bocetando en papel; me voy introduciendo en la obra lentamente descartando lo que no me gusta, para luego adentrarme en la muestra o en las obras. No sé si es exactamente un ritual pero pareciera que así hago una especie de proceso de concentración. Es como si las manos necesitaran precalentamiento, como si necesitara conectarme con el espacio, con  la materia para comenzar. Hay piezas que quedan definidas en los bocetos del proyecto y otras que se van modificando a lo largo del proceso de trabajo.
Pensando en obras que hoy ya son parte del paisaje como Pasionaria: ¿Cómo sentís que una obra puede intervenir o modificar el espacio público?
Existe la posibilidad a partir de la obra, de señalar y destacar nuevos sentidos de circulación en la traza cultural y urbana que permiten generar un “instante”, un detener la mirada de manera que surjan recuerdos, resonancias y aprendizajes en los habitantes de la ciudad. Son gestos artísticos, humanos, cargados de emociones; es una forma de establecer un vínculo con el receptor para aminorar el ritmo urbano y dejar que emerja la emoción.


Via Carlo Farini, 6, 20154 Milano, Italia  Dal Martedi al Venerdi.

IL TEMPO DELLE PAUSE

Mostra collettiva di artisti della galleria. Opening 22  Settembre

MARIA CILENA  CONTEMPORARY ART si racconta attraverso gli  artisti  che l’hanno abitata dal 1989 ad oggi in un labirintico collettivo che metterà in mostra, tante opere, tracce d’arte per appassionati e semplici curiosi. Le immagini si alternano le une con le altre in un susseguirsi di piccole o grandi memorie che rimandano a tempi  di esecuzione diversi. Il momento è quello che io ho pensato essere un tempo di pensiero e di riflessione riferiti a un momento particolare come questo che arriva dopo ventisei anni d’intensa comunicazione con artisti. Si alternano fotografie, pitture, sculture nel primo cortile dello spazio espositivo di via Farini 6.
gli artisti• Marcel Alocco  Elena Arzuffi  Joan Bankemper Enrico Bertelli Corrado Bonomi Clara Brasca Viviana Buttarelli Marcela Cabutti  Angelo Candiano  Marosia Castaldi  Marco Cordero  Olga Danelone   Federico De Leonardis  Hannes Egger   P.Paolo Fassetta  Francesco Garbelli  Robert Gschwantner Gabriele Jardini Pina Inferrera  Alberto Martini Gianfranco Milanesi Guido Nosari Vettor Pisani Luciano Pivotto  PlumCake  Graziano Pompili  Antonio Riello  Guido Sartorelli   Jean-Claude Saudoyez  Mauro Staccioli  Antonio Trotta Giorgio Valvassori  Cecile Wick  William Xerra.
Via Carlo Farini, 6, 20154 Milano, Italia  Dal Martedi al Venerdi dalle.


Sociales. Redacción. 02/12/2015.

Inauguran la escultura “Homenaje al Cardo”

Este viernes 4 de diciembre se llevará a cabo la inauguración oficial de la escultura “Homenaje al Cardo”, ubicada en el Pasaje Carcabuey, en el marco de una jornada donde el Museo Municipal de Arte “Dr. Urbano Poggi” desarrollará el evento “Museo Turno Noche”, una propuesta que extenderá el horario de visitas hasta la medianoche.
El cronograma de actividades contempla la presentación del libro de cuentos “Para que no nos olvides”, a partir de las 20 en el corredor principal del Viejo Mercado. Se trata de un texto escrito por Mercedes Gamarra, que fue ilustrado por Pablo Picyk, con el diseño gráfico de Leonor Barreiro. El relato cuenta la historia de un niño que deja su Italia natal para viajar a nuestra tierra con su familia. Sus abuelos al despedirlo le regalan una planta de cardo que él más tarde plantará en estas tierras. El objetivo es que este libro sea entregado a todas las bibliotecas de la ciudad, como así también a los organismos e instituciones que trabajen con niños.
Posteriormente, a las 20:30, tendrá lugar la inauguración de “Homenaje al Cardo” en el Pasaje Carcabuey. El acto contará con la presencia de autoridades municipales, de los integrantes de la Comisión Municipal para la Promoción de la Cultura, y de Marcela Cabutti, la autora de la obra.
Cabe destacar que la escultura fue creada a través de un proyecto nacido en el seno de la Comisión Municipal para la Promoción de la Cultura, que conforman las entidades culturales rafaelinas, y cuyos integrantes dieron un apoyo unánime a la iniciativa.
Paralelamente a esta celebración, se desarrollará la programación de “Museo Turno Noche”, mediante la cual las puertas del Museo Municipal de Arte “Dr. Urbano Poggi”, permanecerán abiertas de las 19:30 a las 24. En ese horario, se podrán visitar las Salas I y II del Museo, donde se expone la 6ª Bienal Nacional de Pintura “Premio Ciudad de Rafaela”, como así también la Sala III, “10 Años de Bienal”, y la Sala IV “La otra Rafaela” (muestra del Archivo Histórico Municipal). A las 22:30, habrá una visita guiada e intervención artística con Nikola y Quiquina.
Por su parte, en el mismo horario, el Museo de la Fotografía también expondrá la muestra Universos Paralelos de Mikeila Borgia. Asimismo, en el Corredor Superior del Liceo Municipal “Miguel Flores” se podrá visitar la Muestra Anual de los talleres artísticos que funcionan en el lugar.
Además, en el Pasaje Carcabuey, habrá una intervención participativa a cargo de las artistas Maira Dalla Fontana, Mariela Roque y Mercedes Zimmernann, con el acompañamiento sonoro de Matías Bainotti. Dicha intervención lleva por título «Ejercicios de Permanencia» y se plantea como una apuesta que abordará la relación figura-fondo.
También se sumará al evento “Jauss Espacio de Arte”, con la inauguración de “Lectura entre líneas”, una muestra de dibujo del artista Mario Russo. Se trata de una propuesta basada en que, muchas veces, lo que se quiere decir no está expuesto de manera evidente: “todos tenemos esa capacidad, de lo que se trata es de usarla”.
Cabe mencionar que durante este horario, las vidrieras de la Tienda del Museo estarán intervenidas por la artista Lucía Bermann y por el Archivo Histórico Municipal, que expondrá material de su colección. Habrá DJ y servicio de cantina en el Pasaje Carcabuey.

HOMENAJE AL CARDO

A fines del año 2013 y con el objetivo de generar un proyecto común a todas las entidades culturales que conforman la Comisión Municipal para la Promoción de la Cultura, se comenzó a trabajar en diferentes ideas y proyectos con la premisa que los mismos tuvieran una llegada a la comunidad.
Durante varios meses del 2014 y con la participación de todos los sectores artísticos y culturales que conforman la CMPC, más el Secretario de Cultura, Marcelo Allasino, (representante del Ejecutivo Municipal) y la concejal Natalia Enrico (representante del Concejo) se decidió encargar una escultura a gran escala, para ser emplazada a cielo abierto en el espacio público.

A %d blogueros les gusta esto: